Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Es necesario que acepte el uso de estas 'cookies' para el correcto funcionamiento de la web. Para más información consulta nuestro Aviso Legal., nuestra Política de protección de datos. y Política de cookies

Aceptar


Noticias
tiltle-brkw

Las Redes Sociales y el derecho a la intimidad de los menores

Facebook, Twitter o Instagram son unas de las redes sociales de más uso para la mayoría de nosotros. Además, Internet y los servicios que presta son herramientas prácticamente imprescindibles en nuestras vidas.

¿Pero sabemos lo que supone para nuestra privacidad y cómo interactúan con nuestras acciones diarias mediante las cuales proporcionamos datos de carácter personal sin darnos cuenta siquiera?

En las siguientes líneas procuraré proporcionaros algunos consejos respecto de los datos de nuestros hijos y en general de los menores que dejamos ver en nuestras redes con especial incidencia a los progenitores separados o divorciados.
El día a día compartimos información sobre nuestras vidas privadas, nos relacionamos con otras personas, publicamos fotos y videos, acciones que revelan mucha información sobre nosotros y que podrá suponer riesgos para nuestra seguridad y privacidad.
Publicamos fotos sobre nuestras vacaciones, sobre nuestros hábitos, sobre lo que nos gusta y lo que no y sobre nuestros hijos exhibiéndolos sin pensar que esa información, o esas fotografías podrán ser descargadas y utilizadas por cualquiera si no tenemos cuidado. Ese deber de cuidado se traduce en cerrar nuestros perfiles al público general, es decir, que no sean públicos y elegir bien a quién aceptamos en nuestra red privada.

En cuanto al menor, éste es titular del derecho a su imagen y a su privacidad. Sin embargo, en la mayoría de los casos no tendrá elección pues nunca nos hemos parado a pensar cómo le afectaría la publicación de sus imágenes para que sean vistas por cualquiera. Este planteamiento os dará la oportunidad de reflexionar sobre los límites en el tratamiento de la imagen del menor por sus padres en las redes sociales, la exposición por el propio menor y por terceros, conjugando la protección civil y la que deriva de la normativa que protege los datos de carácter personal.
Cuando subimos una foto de nuestro hijo perdemos el control sobre dicha información, pensando en la posibilidad de uso para fines delictivos, de difusión y de cesión a terceros de imágenes que podría vulnerar gravemente los derechos del menor entre otros.

Además, en el caso de padres separados o divorciados, el progenitor custodio o no, podrá justificadamente oponerse a la difusión de imágenes de sus hijos por parte del otro progenitor si tiene una red abierta. Así lo recoge la Sentencia de la AP Barcelona de 22 de abril de 2015 que realiza una distinción entre la difusión de imágenes de menores que únicamente se dirige a familiares y amistades cercanas y la difusión de imágenes en una red publica a la que podrá tener acceso cualquier persona. En el primer caso se considera que no se vulnera el interés del menor pero cuando ello no podrá controlarse, estaríamos claramente ante dicha vulneración. Y la Audiencia Provincial de Pontevedra establece que, al tratarse de un menor, son los padres los que tienen que consentir la disposición de la imagen acordando que cuando el padre pretenda publicar una foto del menor tiene que pedir consentimiento a la madre y viceversa…

Pero lo cierto es que, al margen de la configuración de privacidad que adopte el usuario, las RRSS cuentan, tras la aceptación de las normas inherentes al alta, con una cesión del derecho a utilizar las fotografías y los vídeos, teniendo en cuenta que aunque el interesado los elimine, la red social podrá seguir utilizando este material por estar bajo el dominio de terceros con quien el propio interesado lo haya compartido, si estos terceros no lo eliminan ( véanse las normas de uso de Facebook https://www.facebook.com/terms.php?locale=es_ES).

Así que lo mejor para todos es procurar no compartir aspectos privados de nuestras vidas y la de nuestros hijos y velar cuidadosamente porque no se vean comprometidos sus derechos evitando todo tipo de problemas.

Fuente: Agencia Española de Protección de Datos y el articulo “Límites a la autonomía de la voluntad en la disposición de la imagen del menor a través de las Redes Sociales (Cristina Gil Membrado).